¿Cómo satisfacer la demanda de los clientes por cobertura en interiores?

Actualmente solo entre 2% y 3% de los edificios cuentan con redes inalámbricas celulares para interiores, lo que podría generar problemas a futuro a medida que la industria cambia hacia 5G.


file

El creciente número de dispositivos móviles y conexiones dentro de los edificios resalta la importancia que tiene el comprender la naturaleza que tiene la conectividad a la red en interiores, particularmente la conectividad celular.

Los dispositivos móviles son la principal fuente de conectividad para la mayoría de las personas y, cada vez más, también para las cosas (es decir, la Internet de las cosas y las comunicaciones máquina a máquina).

A medida que la industria inalámbrica evoluciona hacia 5G, la comunicación móvil en interiores prevalecerá aún más, sin embargo, el problema es que actualmente sólo entre un 2% y 3% de los edificios tienen implementadas redes inalámbricas celulares para interiores (o IBW, In-Building Wireless networks).

La demanda por IBW se encuentra con la realidad de interiores

“Actualmente sólo unas contadas personas pueden pasar su día sin estar enlazadas a una conexión Wi-Fi o a una red celular, ya que el estar conectado se ha vuelto una necesidad para los usuarios”, menciona Andrés Vega, Technical Sales Manager en CommScope.

Las redes Wi-Fi fueron diseñadas como sistemas best-effort para datos, no para voz, e incluso para datos sólo funcionan cuando el usuario tiene acceso a la red y ha realizado los pasos necesarios para registrarse en ésta. “En el mundo de los negocios la conectividad móvil es indispensable: Desde conferencias hasta el seguimiento de activos requieren de una conexión inalámbrica confiable”.

De acuerdo con algunos estudios realizados por importantes proveedores de servicios, más del 80% de las llamadas celulares se originan o terminan dentro de edificios, y se espera que ese porcentaje siga creciendo a la par del aumento de aplicaciones inalámbricas que van permeando en casas y edificios.

Por ejemplo, muchos restaurantes están utilizando aplicaciones o sistemas de pedidos inalámbricos que permiten ventas más rápidas y con mayores márgenes de ganancia. Negocios minoristas están utilizando aplicaciones (apps) móviles para lograr una mejor promoción de sus productos y servicios en tiempo real, logrando una mejor percepción con respecto al comportamiento y los intereses de sus clientes.

De esta forma, la llegada de 5G acelerará el avance hacia un futuro que es principalmente inalámbrico, ya que 5G ofrecerá velocidades de transmisión de datos mucho mayores y con una mayor confiabilidad, así como una menor latencia que las generaciones anteriores de tecnología móvil.

Sin embargo, existe aún un gran obstáculo para alcanzar las expectativas de conectividad a futuro: El estado actual de la cobertura dentro del edificio. La mayoría de los edificios de la actualidad dependen de la red macro exterior para brindar la cobertura y la capacidad requerida, pero muchas construcciones no reciben la señal adecuada dentro de la edificación.

Los gruesos muros de hormigón, el acero como parte de los materiales de construcción y el vidrio aislante bloquean o restringen la propagación de la señal inalámbrica hacia el interior de los edificios, lo que da como resultado un servicio celular en interiores limitado o, en algunos casos, inexistente.

“Tenemos una brecha fundamental entre los usuarios inalámbricos, que dependen cada vez más de una continua conectividad inalámbrica y la disponibilidad de esas conexiones. Muchas personas asumen que los proveedores de servicios de conectividad móvil son responsables de proporcionar la cobertura en todas partes, pero éstos sólo pueden garantizar cobertura en el exterior. Los propietarios de edificios casi siempre tienen la responsabilidad de proporcionar el servicio de IBW”, añadió Andrés Vega.

Acelerando las implementaciones de IBW

La familiarización es el problema fundamental para acelerar las implementaciones de redes IBW. En una nueva construcción, la solución IBW debe planificarse y presupuestarse durante la etapa de diseño, de la misma manera que cualquier otro servicio básico para un edificio. Sería impensable que las "redes" de agua, gas y electricidad se consideren sólo después de que se haya construido el edificio; de hecho, los propietarios de edificios también pagan por el despliegue de redes alámbricas.

Lo mismo debería de aplicar para la conectividad inalámbrica en nuevas construcciones. La conectividad se ha convertido en “el cuarto servicio” y los propietarios de edificios que logren proveerlo tendrán inquilinos más contentos y dispuestos a pagar rentas más altas. Sin embargo, la mayoría de los propietarios de edificios y contratistas están desactualizados y no tienen presente la necesidad de proveer soluciones IBW.

Este tipo de sistemas IBW significan el lograr habilitar cobertura para más de un operador móvil, lo cual es conveniente pues la gente que habita este tipo de ambientes de interior cuenta con distintos proveedores de servicio, por lo cual resulta importante el soportar a múltiples operadores en un mismo sistema IBW.

A nivel de construcción, los proveedores de soluciones IBW deben explicar la necesidad de soportar la cobertura de múltiples operadores desde cero. El sistema IBW debe considerarse durante la fase de construcción, cuando es mucho menos costoso de instalar en comparación a implementarlo después de la construcción del edificio.

A nivel de bienes raíces, los propietarios de edificios deben ser instruidos sobre la demanda de cobertura inalámbrica en interiores y los beneficios que se generan en cuanto al retorno de inversión que conlleva la instalación de una solución IBW. Si bien los nuevos edificios pueden diseñarse para incorporar IBW desde el principio, también los edificios existentes deben considerarse para modernizarlos con conectividad inalámbrica.

En el caso de los edificios ya existentes, también se puede enfatizar que los sistemas modernos de IBW usan tecnología digital y cableado existente de fibra y/o Ethernet para llevar la señal a las antenas remotas, reduciendo así el costo y la complejidad de la implementación, en comparación al pesado cableado coaxial que comúnmente se utilizaba en anteriores sistemas IBW (que, sorprendentemente, todavía es utilizado por muchos en la actualidad).

El pesado cableado coaxial requiere instaladores especializados, soportes para montar el cable e infraestructura adicional, lo cual extiende el tiempo de implementación y aumenta significativamente los costos, mientras que los sistemas IBW modernos aprovechan el cable categoría 6a y la fibra, lo que implica ahorros económicos importantes.

Con la tecnología digital, el sistema IBW funciona y se parece mucho más a las redes Wi-Fi estándar con la que ya cuentan la mayoría de los edificios. Los sistemas digitales IBW no requieren instaladores o personal de mantenimiento especialmente capacitados, ni tampoco contratos de mantenimiento costosos ya que pueden ser soportados por el propio personal de TI.

“Muchos departamentos de TI empresariales están familiarizados con el transporte en fibra y Ethernet de Categoría 6ª; además, los sistemas IBW modernos utilizan antenas remotas que se parecen mucho a los puntos de acceso Wi-Fi, en términos de implementación. De hecho, los sistemas digitales IBW pueden aprovechar la infraestructura existente de Ethernet y fibra, lo que reduce significativamente los costos de implementación sin afectar los servicios existentes”, agregó Andrés Vega.

Modelos de financiación

Cuando se trata de pagar por un sistema IBW, hay tres enfoques básicos: Financiado por el operador, financiado por una empresa anfitriona neutral (Neutral Host) o financiado por el propietario del inmueble.

  • Financiado por el operador

    Muchos clientes piensan que pueden simplemente cerrar un acuerdo con un operador para que éste implemente y opere un sistema para cobertura en interiores, pero en realidad este modelo se ha vuelto bastante raro.

    Los operadores tienen las manos llenas por la exigencia que implica el despliegue de redes macro, y en muchas ocasiones no pueden justificar el retorno de inversión que se requiere para financiar los sistemas IBW para el interior de los edificios, por lo que este modelo se limita cada vez más a las propiedades de gran tamaño y a estadios.

  • Financiado por un Neutral Host

    Un anfitrión neutral es una empresa que vende el sistema IBW como un servicio administrado al propietario del edificio o a los operadores móviles. Compañías como ATC, Boingo, Crown Castle y ExteNet asumen el costo de implementar y mantener la red IBW a cambio de una renta mensual. Este enfoque es atractivo para los operadores, ya que cambia lo que representaría un gasto de capital (CapEx) a un gasto operativo (OpEx), y les permite repartir el costo del sistema durante un largo período de tiempo.

  • Financiado por el propietario del inmueble

    La mayoría de los proyectos IBW en la actualidad están financiados por el propietario del edificio o por el cliente empresarial. En estos casos, el cliente trabaja con un revendedor de IBW para implementar el sistema e invitar a los proveedores de servicios inalámbricos para que se unan.

“En nuestra opinión, el despliegue generalizado de sistemas IBW en edificios comerciales es inevitable. Cuando la fuerza irresistible de incrementar el uso inalámbrico móvil se enfrenta al desafío de llevar las señales celulares al interior de inmuebles, algo debe pasar. Los propietarios de edificios están descubriendo que pueden aumentar las ganancias y mejorar los montos de renta al implementar sistemas IBW. Además, la avanzada tecnología digital hace que sea más fácil que nunca el implementar y administrar estos sistemas”, concluyó Andrés Vega, Technical Sales Manager en CommScope.