Conduciendo el futuro móvil con C-RAN abierto

A medida que los operadores de redes móviles (MNO) se preparan para integrar la tecnología y los servicios inalámbricos 5G, están aprovechando la oportunidad para desarrollar su arquitectura de red con tres objetivos en mente: reducir costos, mejorar la eficiencia de despliegue, la flexibilidad de servicio y la velocidad, con el fin de abrir el mercado a la innovación para ayudar en la entrega de nuevos casos de uso y generar nuevas fuentes de ingresos. Al pasar a una red de acceso de radio abierta y centralizada (Open C-RAN), los MNO pueden lograr estos objetivos.

De-construir la red

Una estación base de red móvil actualmente consiste en unidades de radio remotas (RRU), unidades de banda base (BBU), enlaces fronthaul para conectar las RRU a las BBU y enlaces de backhaul para conectar la red de acceso de radio con la red central. Cada estación base es un nodo de acceso discreto en la red con su propio equipo junto con unidades de energía y aire acondicionado para soportar ese equipo. Tradicionalmente, los MNO se han basado en un puñado de proveedores para suministrar RRU y BBU, y una vez que seleccionan un proveedor, están bloqueados porque el equipo de uno no puede interactuar con el de otro.

En este entorno de mercado, los precios son relativamente altos porque una vez que el proveedor es elegido no hay competencia. Un Open C-RAN cambia fundamentalmente la ecuación al centralizar gran parte de la funcionalidad de BBU. Esto se logra al dividir la funcionalidad BBU en unidades centrales (CU) que realizan el procesamiento central en tiempo no real y las unidades distribuidas (DU) que realizan la mayor parte del proceso de enlace de radio en tiempo real.

La división funcional exacta entre CU y DU ha sido objeto de mucho debate durante el proceso de estándares 5G; sin embargo, será relativamente sencillo virtualizar la funcionalidad de CU, por lo que puede ejecutarse como software en servidores comunes y listos para usar. Más tarde, posiblemente con el uso de aceleradores de hardware, incluso la funcionalidad de DU podría virtualizarse. Además, Open C-RAN aprovecha el software basado en estándares que facilita enormemente las restricciones de compatibilidad.

Con una arquitectura Open C-RAN, los MNO son libres de seleccionar sus propios servidores de una amplia gama de proveedores, y para desarrollar o comprar software BBU escrito en lenguajes de programación comunes. Esto no solo reduce los costos, sino que también aumenta la flexibilidad del servicio, ya que el MNO ya no depende de la programación de un proveedor de equipos de red para la implementación de nuevos servicios.

Para tener en cuenta

  • Con Open C-RAN, los operadores de redes móviles son libres de seleccionar sus propios servidores.

    Durante los próximos 3 a 4 años, los MNO se centrarán en la entrega de banda ancha móvil mejorada en infraestructura 5G. Los aumentos masivos de 5G en el rendimiento (hasta 10Gbps por usuario) y la capacidad sentarán las bases para futuros desarrollos, como una gran cantidad de dispositivos conectados, junto con conexiones ultra fiables y de muy baja latencia que permitirán nuevas aplicaciones, como la cirugía remota y los autos con piloto automático, así como muchas aplicaciones industriales. Las implementaciones comenzaron en 2018 con una conexión inalámbrica de banda ancha 5G que complementa las conexiones de fibra al hogar o de fibra al negocio y evolucionarán poco después para abarcar la conectividad de móviles.

  • La red 5G complementará las conexiones del hogar o de un negocio para después abarcar la conectividad móvil.

    Esta transición no será de forma sencilla, sin embargo. Debe surgir un nuevo grupo de proveedores, y deben proporcionar no solo soluciones BBU virtualizadas, sino también servicios como integración y pruebas de regresión, que hoy se incluyen en las ofertas de los principales proveedores de equipos móviles. Además, los enlaces fronthaul y backhaul entre las BBU virtualizadas y las RRU en los sitios de células deberán actualizarse a fibra para proporcionar el ancho de banda requerido.

Autor: Colin Bryce*