¿Por qué la Categoría 6A es una buena oferta tecnológica?

Los beneficios que puede traer una actualización de un cableado categoría 6 a 6A en la red pueden llegar a ser fundamentales


La gran necesidad de más ancho de banda, mayores velocidades de transmisión de datos y el incremento en el número de dispositivos conectados a la red requiere una infraestructura cada vez más eficiente, donde la fibra óptica ha ido cobrando mayor fuerza. No obstante, el rendimiento de todos los sistemas de TI depende en gran medida del rendimiento de su sistema de cableado estructurado, el cual solo suma una pequeña parte del presupuesto de TI, por lo que, de no considerarlo de forma adecuada, podría llegar a tener consecuencias negativas no solo en los costos de TI, sino también en la eficiencia de la infraestructura.

“Normalmente el sistema de cableado estructurado debe durar de 2 a 3 renovaciones de tecnología, y los costos e interrupciones a considerar por la renovación del cableado si no cumple con las expectativas pueden llegar a ser mayúsuculas”, mencionó Ronna Davis Global Enterprise Ecosystem Leader en CommScope. “Si se estima que los costos de actualización pueden variar solo entre10% y 20% adicional en aproximadamente el 5% del presupuesto general de TI, que es lo que representa el cableado estructurado, entonces podremos ver por qué el cableado Categoría 6 es aún una buena oferta tecnológica”.

Aunque, de acuerdo con las arquitecturas de las redes y las condiciones de los mercados laborales locales, los costos de actualización del cableado estructurado pueden variar, para los encargados de las áreas de TI la inversión en este aspecto resulta pequeña en comparación con otros grandes gastos. Contrario a esta pequeña inversión, para Ronna Davis son grandes los beneficios que puede traer una actualización de un cableado categoría 6 a 6A en la red:

  1. Diez veces más velocidad de red que el cableado categoría 6, además del doble de ancho de banda.
  2. La tranquilidad de que el 5% de su presupuesto de TI no evitará que el otro 95% se puede ejecutar eficientemente. “Desde aplicaciones inalámbricas que requieren alto ancho de banda, hasta tecnología como realidad aumentada e inteligencia artificial, las aplicaciones que existen en la actualidad requieren más de 1G”, añadió Davis.
  3. Mejor compatibilidad con aplicaciones NBASE-T Multigigabit.
  4. Mejor desempeño térmico para tecnología Power over Ethernet (PoE): las ventajas de un medio solo para energía y datos permiten el incremento de dispositivos con alimentación PoE.
  5. Cumplimiento con estándares de cableado que recomiendan la categoría 6A para los nuevos edificios, por ejemplo, TIA TSB 162 (Wi-FI), TSB 184-A (PoE), TIA 1179 y TIA 4966, por mencionar algunos.

“Aún con todo el desarrollo tecnológico de hoy en día todavía no he visto alguna oferta que sea semejante a la de actualizar la categoría 6 a 6A. Su rendimiento es sustancialmente mayor por la inversión del 10% o 20%. Sería el equivalente en redes e infraestructura a adquirir un Tesla Modelo S P90D que acelera de 0 a 60 en menos de 3 segundos por solo el 20% más en costo que el auto eléctrico Mia 2012, que acelera de 0 a 60 en 30 segundos. El Mia se comercializó aproximadamente en 17 mil USD en 2012. ¿Rechazaría un Tesla por sólo 3 mil USD más? Eso es justo por qué la categoría 6A sigue, y seguirá siendo, una excelente opción”, finalizó mencionó Ronna Davis Global Enterprise Ecosystem Leader en CommScope.